SUPERVISIÓN GESTÁLTICA PARA TERAPEUTAS 

Cuando hacemos supervisión trabajamos sobre el punto ciego del terapeuta y, en general, remite a algún elemento contratransferencial que lo conecta con su herida infantil.

 

Esto puede ser muy rico para la dupla Terapeuta- Paciente ya que si el terapeuta clarifica lo que se está́ presentificando de su herida infantil en esta co- afectación Terapeuta – Paciente, puede ponerlo al servicio de la transformación.

¿Cómo lo hace?

Observando el punto ciego, diferenciándose de él, acogiéndolo, reconociéndose humano y humando herido. Esta conciencia, acompañada del fluir del amor incondicional hacia sí mismo y su familia interior puede volverse una inspiración, una conciencia auxiliar para el paciente que busca salir de un presente condicionado y cerrado para llegar a un presente abierto y creativo.

El terapeuta, en la medida que es consciente de que su vocación es una compensación por algo que faltó, puede acoger su falta y darse a sí mismo lo que ansía dar a otros. Desde ese lugar puede acompañar a otro porque hizo el viaje hacia sí mismo, su viaje interior al fondo de su miseria personal para renacer transformado. Sus cicatrices son su riqueza.

 

La renuncia a los poderes ilusorios del terapeuta es una condición fundamental para habitar un lugar más consciente y por tanto humilde, un lugar de servicio.

 

Un nuevo espacio para acompañar a terapeutas en el camino del autoconocimiento y sanación de las heridas, para así enriquecer la dupla Terapeuta-Paciente clarificando la herida infantil y poder estar al servicio de la transformación.

 

Fechas:

27 al 30 de Abril 2023

20 al 23 de Julio 2023

Informes:

Whatsapp +51 956367484